PrincipalPrincipal » Noticias » Estudio: racismo en los medios es ilícito y lo ilícito no puede autorregularse
Estudio: racismo en los medios es ilícito y lo ilícito no puede autorregularse
Miercoles, 22 de Septiembre de 2010

La Red contra el Racismo comparte este trabajo. Es una compilación de sucesos en los que los medios sirvieron de plataforma para alentar el racismo, una práctica penada en la Constitución Política del Estado.

Red contra el racismo

Especial para Cambio


El 24 de septiembre de 2009, la Cámara de Diputados de Bolivia aprobó un informe sobre los hechos de violencia y vejámenes a una veintena de indígenas ocurridos el 24 de mayo de 2008 en la ciudad de Sucre.

El informe pide a la Fiscalía el procesamiento penal por vejación y tortura de 15 líderes locales y parlamentarios nacionales por los delitos, entre otros, de tortura y vejaciones.

Asimismo, el Parlamento boliviano exigió una investigación penal contra los periodistas de canal 13, Televisión Universitaria y TV Global: Róger González, Delfín Ustárez, René Colque, Daniel Villavicencio y Gonzalo Ibáñez, por instigación pública a cometer actos de violencia, racismo y xenofobia. El sábado 24 de mayo, a horas 04.00 de la madrugada, los periodistas llamaron a la población a la violencia y enfrentamiento con los campesinos, militares y policías que resguardaban el estadio Patria, desplegando adjetivos racistas que aludían al origen, a su condición socioeconómica y a sus ideas.

El informe de diputados coincide con los testimonios escritos, orales y televisivos que dan cuenta de las distorsiones informativas deliberadas en las que incurrieron varios medios de comunicación y periodistas en Sucre para, primero, mostrar ante la opinión pública a las propias víctimas como provocadoras responsables de los sucesos y, segundo, despojar el sentido racista de los sucesos.

Se trata del primer caso en la historia reciente en el que se pide a la Fiscalía una investigación penal a periodistas. Pero, incluso, después de esta demanda, algunos medios, amparados en la Ley de Imprenta de 1925, continúan con sus arengas racistas.

Que se sepa, ningún gremio de los periodistas se pronunció para censurar el comportamiento de esos medios.

La Primera Cumbre Social de Mujeres repudió, en un comunicado público, “la falta de objetividad por parte de la cadena televisiva Unitel y sus tendencias en el tratamiento de la información que conducen a la intolerancia y a fomentar la violencia dañando la dignidad de las personas”.

Un análisis de la Asociación Latinoamericana para la Comunicación Social (Comunican), que organizó en 2005 una misión de observación mediática de las elecciones presidenciales en Bolivia, a invitación de la Asociación Nacional de Periodistas y de la Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa, advirtió que “el acento fue negativo en la mayor parte de los medios de comunicación respecto al candidato Evo Morales, sólo uno por ciento de la información era positiva”. Y “las expresiones de tinte agresivo, clasista y racista respecto a uno de los candidatos particularmente” han continuado extendidas también hacia actores sociales que apoyan al Gobierno.

Artículos de opinión “humorísticos” dicen: “No me extrañaría que los nuevos gobernantes abandonasen a sus cholas y birlochas para unirse a nuevas mujeres más instruidas y finamente perfumadas.” (La Prensa 13-XII-05).

El mismo columnista, en otro medio de alcance nacional (frente a la veda alcohólica): “Veo a Evo Morales sin haber bebido un trago 48 horas antes, pues te encontrarás con un mestizo normal, bastante regordete, con pelos que le cubren hasta la frente y mostrándote una sonrisa de cholito próspero… mientras si se ha tomado unos tragos pensás que el candidato del MAS es un cholo feliz.” (Los Tiempos 15-XII-05).

En Riberalta, Beni, oriente del país, el periodista Jorge Melgar difundió diariamente por mucho tiempo sus arengas antirracistas en el programa radial Camila y Macarena: “Collas raza maldita”. “No debemos permitir que el indio de Evo Morales ni ningún otro indio maldito ponga un pie sobre esta tierra, la vida de él y de otros como él corren peligro si se atreven”.

Detenido por instigación a la violencia y pasado a la justicia, los gremios de periodistas realizaron marchas de “repudio contra el Gobierno por frenar lo que consideran libertad de la prensa”.

Humberto Vacaflor, columnista por aquel entonces del periódico La Razón y hoy en La Prensa, un hombre que trabajó para el MIR de Jaime Paz Zamora,  respondió al presidente Evo Morales cuando éste reclamó por algunos “periodistas que son sucios”:

“Nosotros, los sucios periodistas, no somos narcotraficantes, como en cambio lo es el presidente Evo Morales” y “nosotros, los sucios periodistas, no hemos hecho comentarios sobre las dudas que tiene la gente acerca de los hijos del presidente, que sólo se prestan a aparecer cuando hay una campaña proselitista en que se quiere demostrar que a Morales le gustan las mujeres. Ni se ha hecho comentario alguno sobre todo lo que se dice acerca de su también afeminado vicepresidente”, afirmó Vacaflor.

Los adjetivos estereotipados con los cuales la Colonia representaba a los indígenas: “sucios, flojos, mentirosos, ignorantes, ladinos”, fueron usados por Vacaflor: “cuando el Presidente deje de ser ladino”, dijo. “Para hablar conmigo, Evo Morales debe lavarse primero las manos”.

En el oriente, el comentarista Carlos Valverde es conocido por sus expresiones racistas y misóginas, aplaudidas por sus seguidores. Frente a una presunta violación a una menor, la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz exigió sanciones para los propietarios de medios que azuzan ilícitos al difundirlos.

El racismo debe ser un ilícito también como la pornografía infantil, la promoción de la guerra o la trata de personas. “No puede haber libertad de prensa, de opinión y de información si estas libertades van a provocar el enfrentamiento, la discriminación y el racismo como se observa en nuestra sociedad”.

Los ilícitos no pueden ser autorregulados. Son delitos sometidos a ley.

Frente a los abusos de los medios contra los derechos humanos, la dignidad de las personas y sus tintes racistas, la sociedad civil exige “sanciones contra las prácticas racistas y los medios de comunicación que se han convertido en los principales difusores de los estereotipos de discriminación y racismo en Bolivia”.   Similares pedidos se han recogido en el país.

Estas demandas se reflejan en el proyecto de Ley contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación elaborado de manera conjunta por la Comisión de Derechos Humanos y la sociedad civil, que en uno de sus artículos pide sanción contra los medios que difundan prácticas e ideas racistas. Los legisladores tienen la tarea de reglamentar el proyecto, en sujeción a la ley.


CITAS

Primera Cumbre Social de Mujeres, agosto de 2008.

Asociación Latinoamericana para la Comunicación Social (Comunican), misión de observación mediática de las elecciones presidenciales en Bolivia, 2005.

Citado por Andrés Gómez, que dice que una pista de Vacaflor como hombre del MIR, cercano a Samuel Doria Medina, se encuentra en el libro Incestos y Blindajes, del periodista e investigador Rafael Archondo (Pp 249, editorial Plural, 2003).

Memoria del taller: Análisis crítico en torno a proyectos de ley contra el racismo, Viceministerio de Descolonización, Observatorio contra el Racismo de la Universidad Cordillera, Defensoría del Pueblo, Red contra el Racismo y Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, julio, 2009.

Memoria del taller: Análisis crítico en torno a proyectos de ley contra el racismo, Viceministerio de Descolonización, Observatorio contra el Racismo de la Universidad Cordillera, Defensoría del Pueblo.

Red contra el Racismo y Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, julio, 2009.


ALGUNAS FORMAS DE EXPRESIÓN SOECES Y RACISTAS EN MEDIOS BOLIVIANOS Y SUS AUTORES



“Yo me la paso esa ley por las pelotas”

Nombre: CARLOS VALVERDE

Cargo: COMENTARISTA

MEDIO: ACTIVA TV (STA. CRUZ)


“Por supuesto que no me gusta esto (proyecto de ley antirracismo), pero no me quejo; pero a mí no me van a callar. Es cierto que tendré que hacer un esfuerzo grande, pero a mí no me van a callar... puteé desde chico, hablé de esta manera desde que soy chico, así que para mí va a ser un esfuerzo, pero yo no les voy a dar gusto de que nos vamos por las ramas, cuando creo que lo importante todavía está por decirse en este pueblo o en este país, y yo voy a seguir asumiendo la responsabilidad de seguir haciendo el periodismo que yo entiendo que se debe hacer.

Y hasta que no salga oficialmente esa ley, me la paso por las pelotas; pongámosla clarito: me la paso la ley por las pelotas... El pueblo lleva a su hijo al estadio y el estadio entero grita: ¡hijo de puta, hijo de puta!, y resulta que estarán alterando alguna cosa... Dejémonos de payasadas; yo prefiero que mi hijo escuche un ‘hijo de puta’, o mi nieto escuche un ‘hijo de puta’, a que vea a un tipo que sin estar haciendo alguna cosa no se saca el bollo de coca aquí, de la boca, porque ya es vicioso. Ya será problema de él, pero no mío. La videncia de su ignorancia será responsabilidad de ellos, no de nosotros”. (Fuente: Radio Patria Nueva 21/09/2010).



“Los collas malditos son una punta de mediocres”

Nombre: luis arturo mendivil

Cargo: radialista

medio: radio oriental (Sta. Cruz)


“Hoy podríamos navegar en el diccionario y encontrar miles de palabras que hilvanadas podían decir mucho de la alegría que tenemos los que creemos en un Estado binacional, los que creemos que es inviable la Bolivia como la plantean los collas malparidos, engendro de llama en piedra.

Prueba de esto que estoy diciendo es que nuestras calles, nuestras plazas están abarrotadas de collas expulsados del imperialismo, por ausencia de Estado boliviano que defienda a esas pobres bestias que vienen como animalitos a pasar lo que venga.

Este Gobierno es el más deplorable y criminal de todos los gobiernos que pasaron por la plaza de la ignominia, por la plaza del narcotráfico, por la plaza donde se asesinó y se construyó la cultura del odio, esa plaza Murillo, ¡pobres bolivianos!, bolivianitos de mierda, reaccionen que aquí la Bolivia camba, la Bolivia valiente, la Bolivia de los productores tiene una visión diferenciada a la aymara quechua, que sabe solamente mirar el mundo con odio, con rabia, con sentimiento. Villanos de verdad, sin escrúpulos, porque están nutridos con la plata de los narcotraficantes. Los collas malditos son una punta de mediocres, delincuentes y maleantes que están en función de Gobierno”. (Fuente: Radio Patria Nueva)



“Hay ya en este Gobierno engendros de mula...”

Nombre: iván castro aruzamén

Cargo: columnista

medio: opinión, cochabamba


“Yo que tanto he venido hablando de la gente de izquierda, no por ser un neoliberal o cosa parecida, sino porque sencillamente existen en el Gobierno personajes que andan en busca de autor, igual que la verdulera, el lustrabotas, el abrecoches, el cogotero, el taxista, mi periodiquera y el k’epiri de La Cancha. Hay ya en este Gobierno engendros de mula con demonio (García Linera) o de llama con lucifer (Evo Morales) y travestis con el mismísimo Hades (Sacha Llorenti)... Ahora que muchos sectores han pedido su cambio, y no exactamente porque sea un gran caballero boliviano ni tan formal.

El ministro Sacha, un personaje sin autor, tan escaso de ética y con un gramo de inteligencia, no es más que un gerifalte de antaño, que acabó vendiendo muy barato su dignidad por un gramo de lealtad hacia el Gran Hermano Evo. Su tristemente gestión en el ministerio pasa ya por la muerte, la sangre y la banalidad, y no hay nada que envidiar en su manejo de la fuerza coercitiva del Estado a ministros tan oscuros y de hierro como Sánchez Berzaín, Ramón de la Quintana. Llorenti es un magnate de la parodia y el engaño, en cada alocución no es sino la voz de un feudal y galante burgués, culito blanco...”. (Fuente: Opinión  25/08/2010).



Vega: Interés general sobre la libertad de expresión

“El prejuicio racial, que es del que se trata, no es un hecho aislado en el pensamiento, y no es compatible con una concepción abierta de la vida en su conjunto. No se puede ser demócrata y racista como no se puede ser racista y luchador por la igualdad, aunque se forme parte de la minoría oprimida”, señaló el periodista Agustín Vega Cortés, presidente de Opinión Romaní (una entidad española de defensa de los gitanos en Europa).

En un contacto con Cambio, Vega comentó sobre un artículo suyo titulado Democracia, Racismo y Medios de Comunicación, escrito el año 2008. Señaló que el tema del racismo pasa por el prejuicio de cada persona.

“Decía Einstein que es más difícil destruir un prejuicio que un átomo... los prejuicios son la inmutabilidad del pensamiento, el parapeto tras el que se refugia la ignorancia y el miedo a lo nuevo”, reflexionó.

Para Vega, el prejuicio no es un hecho aislado en el pensamiento, y no es compatible con una concepción abierta de la vida en su conjunto. “No se puede ser demócrata y racista como no se puede ser racista y luchador por la igualdad, aunque se forme parte de la minoría oprimida”, reiteró. También explicó que “los prejuicios raciales conforman el pensamiento racista, que es, también, una respuesta simple a problemas complejos, que requieren un esfuerzo de comprensión y la capacidad de situarse en el lugar del otro, en asimilar su presencia”.

En España, por ejemplo, los gitanos, marroquíes y judíos han sido blanco de los racistas, comentó.

“Cuando todas las personas nos miremos limpiamente, como individuos y no como parte de un colectivo, podremos ver que no son las culturas las que nos dividen, sino la incultura y la ignorancia”, sostuvo el periodista.

Vega considera que los medios deben encarar una reflexión profunda para prejuicios y las discriminaciones por motivos raciales o culturales, y eso implica cambiar el lenguaje que emplea para definir algunos fenómenos sociales o señalar a determinados grupos o colectivos. “Por encima de la libertad de expresión, algo mucho más amplio que la libertad de las empresas de la comunicación, debe situarse el interés general del bien común del conjunto de la sociedad”, señaló.



“Revocar la licencia a los racistas”

El periodista Andrés Gómez Vela sostiene que “mejor revocar la licencia de los racistas antes que la de los medios inocentes convertidos en vehículos amplificadores de odios y desprecios por culpa de aquellos pocos”, en su artículo Licencia Racista, publicado el 17 de septiembre de este año en el Banco Temático de la Fundación UNIR.

El presidente Evo Morales sostuvo la segunda semana de septiembre que es “la obligación (de su Gobierno y el Estado) erradicar a los racistas que son dueños de (medios) de comunicación”. Este comentario y la coyuntura de promulgación de la Ley contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, lista a ser debatida en instancias del Senado, ocupó importantes espacios en la agenda social.

Gómez sostiene que “los medios, inocentes instrumentos, son convertidos por racistas y discriminadores en amplificadores del odio individual respecto al otro diferente culturalmente, como sucede con algunos indígenas que han comenzado a articular un discurso antropocentrista para excluir al denominado qhara (blanco)”.

Por otra parte, recuerda que la realidad del racismo “no sólo es boliviana, es un problema universal, lo que obligó a los países a tomar medidas antirracistas en el ámbito jurídico. Por ejemplo, en 1945, Alemania aprobó el Libelo Penal para evitar la discriminación al pueblo judío, lo propio sucedió en países donde había segregación racial”.

Destaca, en su análisis, que una de las normativas internacionales más importantes radica en la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948) y la Convención Americana de Derechos Humanos, más conocida como el Pacto de San José de Costa Rica (1969), en el caso de la región, cuyo artículo 13 señala: “(…) Está prohibida por ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional”, entre otras disposiciones similares e internacionales.



Cárdenas: El cierre es una chambonada

“Las sanciones que pretenden legislarse contra los discriminadores y racistas de y desde los medios, a los que se les impondría sanciones económicas y el cierre de los medios infractores, son un exceso, una chambonada”, señaló el periodista Remberto Cárdenas, ex dirigente de la Confederación de  Trabajadores la Prensa de Bolivia, en un artículo publicado en Cochabamba el 18/09/2010 y difundido por el Banco Temático de la Fundación UNIR.

El comentario surgió a raíz de la propuesta del artículo 6 de la Ley contra el Racismo y la Discriminación, que el Senado tiene en agenda.

“El cierre de medios de difusión no es una norma constitucional ni existe en la legalidad boliviana. Eso que para algunos es un aporte, se contrapone a la democracia, pero a la actual aún limitada, porque no es la del pueblo plenamente”, escribió.

Fuente : Cambio

Capítulo Boliviano de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo
Av. Ecuador No. 2612 esquina Pedro Salazar, Piso 2, Sopocachi • secretaria@derechoshumanosbolivia.org • www.derechoshumanosbolivia.org
Telf. 591-2-411985 • Fax.591-2-411985 • Casilla Postal 10278 • La Paz - Bolivia